1981

Atanás Uzunov, que era entonces entrenador de un equipo de niños, lo acogió en el equipo de la fábrica “Yuri Gagarin” y se considera que ese momento fue fundamental en la carrera de la futura leyenda.