2007

Dimitió y firmó como entrenador del Celta de Vigo, donde permaneció seis meses.

Ganó el premio "Golden Foot" y fue proclamado mejor futbolista búlgaro por los organizadores.